¿Estás pensando en revisar su móvil?

Dicen que ‘la curiosidad mató al gato’. Pero en este caso, la curiosidad podría matar vuestra relación. Solemos comunicarnos a través de aplicaciones de mensajería y redes sociales y eso hace que cualquier indicio de que estamos siendo infieles sea mucho más vulnerable de ser descubierto. Y de la misma forma, podríamos caer en la tentación de querer comprobar si nuestra pareja está teniendo un affaire con una tercera persona.

Así, las nuevas tecnologías acrecentan nuestra desconfianza por la facilidad con la que podemos comunicarnos con otros. Pero, deberías tener en cuenta que decidir revisar el teléfono a tu pareja podría tener graves consecuencias. Por ello, si nuestra pareja nos ha sido infiel lo mejor será dejar que nos lo cuente y si no seguramente nos llegará la información por otras vías, pero nunca trasgrediendo las fronteras de la privacidad.

Razones por las que no deberías revisar sus mensajes

Todos tenemos derecho a nuestra propia intimidad: Y tú se lo estás violando. Que sea tu pareja no te da la potestad para saltarte las normas y revisar sus conversaciones privadas. Para poder confiar en tu pareja no deberías necesitar verle los mensajes así que si lo haces es porque algo entre vosotros va realmente mal e independientemente de si descubres algo o no deberías replantearte vuestra relación.

Puede ser difícil esclarecer la verdad: Si encuentras algo que no es de tu agrado y quieres pedirle explicaciones te las vas a tener que ingeniar muy bien, y es algo casi imposible, para que te dé una respuesta sin saber que has estado cotilleando su móvil. O de lo contrario, si se lo confiesas, el cabreo que podría cogerse puede ser monumental, y con razón.

Desconfiaréis por ambas partes: Si empiezas a desconfiar de tu pareja y te descubre él también acabará por desconfiar. ¿Sabes el dicho de ‘se cree el ladrón que todos son de su misma condición’? Pues este mismo te podría aplicar él a ti y pedirte que le muestres sus redes. Por supuesto, ninguno podéis obligaros a hacerlo pero seguramente una vez te haya picado la curiosidad no podrás evitar revisarlo incluso si él te ha negado el acceso.

Tu imaginación podría jugarte una mala pasada: Muchas veces, cuando estamos en un momento de tensión en el que tratamos de pillar a la otra persona podemos caer en el error de sacar las cosas de contexto e inventarnos historias paralelas que no existen. Podrías malinterpretar sus palabras o entender cosas por tu cuenta porque te falta información adicional.

Aparecen los celos: Son una de las principales causas de las rupturas. Las desconfianzas nos llevan a sentirnos vulnerables y por eso tendemos a recelar de cualquier persona que se acerque a nuestra pareja por si podría ser un peligro. Si lees algo, por poco que sea, que te ponga celosa, ya no vas a poder ver a la otra persona igual por más que te expliquen que no estaban tonteando.

Leave a Reply