Las múltiples caras del sexo

Para muchos, un misterio, fuente de placer, de juventud. Otros prefieren asociarlo al amor. Pues dicen que sexo con amor es mucho mejor. Lo cierto es que a las mujeres les gusta tanto como a los hombres. ¡Bienvenido señor sexo!

Unos aseguran que es algo distinto al amor. Que el sexo, es química. Atracción. Descubrimiento. Pasión. Sábanas al suelo y parte de un momento divertido. Y que pese a todo es una práctica sana. Natural. Instintiva. Que todos deberíamos practicar. Un juego.

Se habla y se dice que mucha gente se ha vuelto asexuada. ¿Será que no les produce placer el sexo con otra persona? Quizá sea que prefieren disfrutar del placer a solas. En la intimidad personal y que hacerlo con otra persona no colma sus expectativas.

Se habla y se dice y se sabe también que llega un momento en la vida que el sexo pasa a segundo plano. Se olvida. Se termina. La fuente de placer desaparece. Y cuando esas historias llegan a la cabeza de aquellos que no pueden vivir sin sexo, se aterrorizan. Piensan que eso es imposible. Porque creen que ellos siempre van a tener el cañón de ataque listo para disparar.

Hay gente que lo descubre más temprano. En situaciones inesperadas. En fiestas. En bares y también en viajes de estudios. Otros lo descubren tarde y se lamentan de eso. Les produce cierta vergüenza aceptar que sus amigos les llevan la delantera.

Hay mujeres que prefieren empezar con amigos, quizá por la confianza, por el deseo de no estar tan nerviosas, otras con el novio que les diga amor por primera vez. Y también están los amigos con amigos y las amigas con amigas, porque todo puede llegar a pasar.

Lo cierto es que cada quien se hace una idea de lo que es el sexo. Cada quien lo va descubriendo. A veces en la medida que lo practica. Pero también según el apetito sexual que tenga.

Hay gente que se hace muchas expectativas. Y que se cree que pasa todo tal como sucede en las películas. Pero el sexo al margen de lo mucho o poco que sepamos. De lo bien o mal que lo tratemos es instinto. Es el despertar de una pasión. Está ahí y hay que hacerlo que despierte. Que nazca. Que se luzca.

Practicarlo con una chavala sin conocerla de nada a veces funciona. Se practica. Está de moda. Es puro instinto carnal. Es la cara más real del sexo, una gran fuente de placer.

Esperemos que siempre exista en el plano físico, aunque con el paso del tiempo y los cambios tecnológicos se dice que puede llegar a desaparecer. En cualquier caso que la idea de placer se mantenga. Que no dejemos de intentar seducir a las mujeres. Y que ellas entren también en el juego. Que siga siendo así. Deseable, instintivo. Amable. Educado y guarro a la vez. En pocas palabras que el apetito no se pierda. Que sigamos sintiendo placer por el cuerpo, y que todos nos sigamos corriendo.

Leave a Reply